La primera vez que visité Tailandia reconozco que me sentí ligeramente decepcionada; sus islas poco tenían que ver con el paraíso que se vende en la célebre película de Leonardo DiCaprio.

Sus aguas eran cálidas y de color turquesa, sí, pero por todo lo demás, nada tenían que ver con el edén que yo imaginaba en mi mente. La cruda realidad es que las islas en Tailandia están llenas a rebosar y cada vez son más turísticas.

Si fueron algún día un paraíso virgen e inexplorado, hoy desde luego que ya no lo son.

Es por eso que después de esta experiencia, perdí la esperanza de encontrar algún paraíso virgen que saciara más ansias de tranquilidad y relajación, hasta que viaje a las Islas Perhentian.

Estas islas ubicadas en el mar de China y pertenecientes a Malasia, son lo más parecido que me he encontrado durante mis viajes a un escenario típico de la serie Perdidos.

Aquí encontrarás un montón de animales exóticos como grandes lagartos o monos, selva por todas partes, especímenes marinos de todo tipo y unas aguas cristalinas color turquesa completamente alucinantes.

Y lo mejor de todo, el turismo aún no ha arrasado con el encanto natural de este remanso de paz.

¿Te cuesta creer que pueda existir algo así en pleno sudeste asiático? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo llegar a las Islas Perhentian?

La forma más rápida de llegar a este pequeño paraíso es comprando un boleto de avión hasta Kotha Bharu desde Kuala Lumpur. Una vez allí, encontrarás servicios de taxi que te llevarán hasta Kuala Besut, el puerto más cercano a las Islas Perhentian.

Desde aquí salen unas lanchas que viajan a la velocidad de la luz y te dejarán exactamente donde se encuentre tu hotel.

Los precios de este viaje son 78 RM por el taxi y 35 RM por la lancha. Se puede contratar todo el viaje completo desde el punto donde te encuentres y así no deberás preocuparte por nada más.

Nosotros contratamos el viaje desde el Taman Negara en bus hasta Khota Baru, y luego volvimos a Kuala Lumpur en avión.

Mapa perhentian
Un mapa de las Islas Perhentian y sus alojamientos.

Alojamiento en las Islas Perhentian:

Es importante tener en cuenta que las Islas Perhentian no es un destino como Tailandia. Aquí no encontrarás infinidad de opciones de alojamiento. En realidad, lo más probable es que te cueste bastante encontrar una habitación libre.

Las Perhentian se componen de dos islas: Kecil y Besar.

Nosotros nos alojamos en Besar, la más grande y tranquila de las dos. En Kecil hay más restaurantes y ambiente fiestero, con lo que si buscas estar en buena compañía lo mejor es que te alojes en este lugar.

Mi recomendación es que reserves con antelación y te asegures de tener sitio al llegar. Si desembarcas en las Perhentian en plena temporada, es probable que no encuentres ni una sola habitación disponible.

También debes tener en cuenta que las comodidades en este paraíso son mínimas: el WIFI es malísimo, no hay cajeros para sacar efectivo y la electricidad en la mayoría de hoteles se controla por horas ya que funciona a partir de generadores.

En otras palabras, que si no estás dispuesto a conformarte con una vida analógica durante algunos días, quizás las Perhentian no sean para ti.

Snorkel en las Islas Perhentian:

Aunque en las Islas Perhentian encontrarás escuelas de buceo por todas partes, mi recomendación es que pases de pagar por una cara inmersión y hagas una excursión de snorkel.



Normalmente, es complicado divisar según que especímenes bajo el mar si no vas con una botella de oxígeno a la espalda, aunque como ya te habrás dado cuenta, las Islas Perhentian es otra historia.

He hecho, he buceado en muchos lugares del mundo y puedo asegurarte que divisar tortugas marinas y tiburones es una de las cosas más complicadas, aún estando a 18 metros de profundidad.

Sobre todo porque en lugares como Tailandia, la fauna marina ya conoce lo dañinos que somos los humanos y huyen de nosotros.

Pero las Islas Perhentian es un paraíso prácticamente virgen en donde podrás disfrutar de la fauna del lugar de una forma increíble.

La opción más sabia para ver los mejores puntos de snorkel de la zona, es contratar a un barquero (o taxi boat) para que te haga un tour por las islas.

Estas excursiones son sin duda la actividad por excelencia en las Islas Perhentian, algo que debes hacer sí o sí si vas a visitar este lugar de ensueño.

Te advierto que tu experiencia de snorkeling puede ser muy distinta según el guía que contrates. Nosotros tuvimos mucha suerte de ir con un local que conocía a la perfección la zona, y era un crack haciendo freediving (aguantaba 8 minutos bajo el agua).

La excursión nos costó unos 10$ y nos llevó a 4 puntos de snorkel. La verdad es que el hombre se lo tomó con calma y no nos exigió ningún tipo de prisa para volver al barco.

Durante nuestro viaje por las cristalinas aguas de las Perhentian, vimos una infinidad de peces tropicales (incluyendo a los pintorescos peces payaso), tortugas marinas y tiburones de arrecife (sí, tiburones).

Hay muchos tipos de excursiones aunque los dos puntos imprescindibles si quieres flipar en colores son Shark Point y Turtle Point (sus nombres ya lo dicen todo).

No era mi primera vez con una tortuga, ya que había visto un par durante mis buceos en Tailandia, aunque lo que no me esperaba era encontrarme con tantos ejemplares en un mismo lugar.

Las tortugas están casi todo el tiempo en el suelo marino comiendo, y cada ciertos minutos, suben a la superficie para respirar. Ese es el momento perfecto para acercarse y nadar con ellas ya que llegar hasta el fondo (que puede estar a unos 10 metros) puede ser algo complicado si no tenemos nociones de free diving.

La experiencia nadando con una tortuga es simplemente indescriptible. Sus movimientos, su forma de nadar, su belleza; todo en ellas es maravilloso.

El otro highlight de nuestra excursión de snorkel fue ver los tiburones de arrecife. No todos los turistas que llegan a la isla consiguen verlos, y aún menos tan de cerca como nosotros ya que estos animales huyen de las personas.

Sin embargo, tuvimos la gran suerte de ir con un guía que se lo curró muchísimo llevando una bolsa de pescado muerto.

Al saltar al agua en Shark Point, empezó a desmenuzar pequeños trozos de pescado y en poco tiempo, teníamos 4 tiburones dándonos vueltas.

No solo los pudimos ver perfectamente, sino que también los grabamos mientras estos se tomaban su pequeño aperitivo (vídeo disponible en mi IGTV).

Al verme ahí rodeada por estos bellos animales mis ojos no podían creer lo que estaba viendo. Sin duda, una de las experiencias más emocionantes e increíbles de mi vida.

Estos tiburones no suelen atacar a los humanos a no ser que se vean amenazados. Como medida de seguridad, nuestro guía nos exigió que nos quedáramos todos juntos en el medio evitando acercarnos demasiado.

Aunque puedas tener ciertas reservas para con estos animales, te aseguro que es una vivencia totalmente única que te recomiendo encarecidamente.

Al fin y al cabo, no todo el mundo puede decir que ha nadado con tiburones, ¿verdad?


Para que puedas disfrutar de la misma experiencia que yo, te dejo el punto exacto donde contraté mi excursión (entre Samudra Chalet y Fauna Beach Resort en la isla Besar) y el cartel de la parada. Desgraciadamente no me acuerdo del nombre del guía, aunque espero que puedas encontrarlo por estas indicaciones.

No solo fue un monitor excelente, sino que también resultó ser un hombre cojonudo y muy divertido. Además, como os digo, era un crack haciendo free diving, con lo que estuvo nadando con nosotros en todo momento.

Si tienes alguna duda acerca de cómo llegar a las Perhentian o dónde alojarte, no dudes en dejarme un comentario. Estaré encantada de responderte.

Sin más, me despido. ¡Hasta el próximo capitulo!