Cientos de seguidores nuevos diarios y un montón de engagement en cada una de nuestras publicaciones; ese es sin duda el sueño de cualquier usuario de Instagram que está intentando crecer en la plataforma.

Si este es tu caso, es probable que en algún momento te hayas sentido descorazonado al ver que tus números no suben a la velocidad que te gustaría. No te preocupes, todos hemos estado en la misma situación.

Cuando esto ocurre, y más si no entiendes muy bien cómo funciona la plataforma de Instagram, empiezan a surgir preguntas en tu cabeza: ¿habrá una técnica secreta para crecer en Instagram? ¿Qué puedo hacer para acelerar todo el proceso?

Entonces abres Google (o Youtube), y tecleas las palabras: “cómo conseguir seguidores en Instagram rápido”, y te salen un montón de resultados de supuestos gurús de la plataforma que te prometen maravillas si haces X o Y cosa.

Una de las técnicas más utilizadas es precisamente la del follow/unfollow. Sin duda alguna, es la más empleada tanto entre pequeños usuarios de Instagram como entre grandes influencers con miles y miles de seguidores. Sí, como lo oyes.

Y sí, si la usas, ganarás muchos seguidores en poco tiempo. Pero amigo, no es oro todo lo que reluce.

En plataformas como Instagram cada vez importan menos los números, y más las conexiones emocionales con nuestros seguidores.

Si estás pensando en monetizar de alguna forma de cuenta de Instagram, déjame decirte que esta técnica no es buena a un largo plazo. Y hoy te voy a contar por qué.

¿Qué es la técnica follow/unfollow?

La técnica follow/unfollow es más vieja que el ir descalzo. Su origen se remonta a los inicios de Instagram, cuando esta plataforma estaba tan solo en su época de crecimiento.

Algunos usuarios, ávidos por ver crecer sus números, se dieron cuenta de que cuando seguían a gente, muchas de estas personas les devolvían el follow, con lo que podían crecer a un ritmo más o menos constante.

El problema llegaba cuando se rebasaban los 7.500 seguimientos, ya que ese es el máximo de personas a las que puedes seguir.

Cuando alcanzaban ese número, !sorpresa! Ya no podían seguir a más gente, con lo que el flujo de nuevos seguidores se cortaba.

Fue aquí donde surgieron las primeras aplicaciones para dejar de seguir a los unfollowers; es decir, de todas aquellas personas que no te habían devuelto el follow, podías dejar de seguirlas con un simple click.

Sin embargo, con el tiempo volvía a suceder el mismo problema: estos usuarios llegaban otra vez a los 7.500 seguidos, aunque todos ellos eran a su vez seguidores. Así que la única solución era seguir y dejar de seguir a todos, independientemente de si nos seguían de vuelta o no solo para seguir creciendo en la plataforma.

Vaya esfuerzo más titánico, ¿verdad? Bueno, de hecho no. Aquí fue donde los archiconocidos bots, los cuales realizaban todas estas tareas por ti, empezaron a conquistar el mercado a un ritmo desorbitado.

De esta forma, tu establecías seguir a un perfil específico de usuarios, y luego programabas el bot para dejarlos de seguir al cabo de un par de días. Algunos de los que te habían devuelto el follow, te dejaban de seguir cuando se daban cuenta del unfollow, y otros no.

Muchas cuentas empezaron a crecer a un ritmo bastante acelerado gracias a esta técnica, y de hecho, esta sigue estando muy presente en nuestros días.

Pero amigo, no estamos hablando de una estrategia legítima que te permita crecer de forma legal en la plataforma. Si Instagram te pilla, ten por seguro que va a tomar cartas en el asunto.

Por qué el follow/unfollow no funciona para crecer en Instagram:



Los más expertos en el tema ya se darán cuenta de que esta técnica tiene un problema fundamental de base, aunque si todavía crees que puede ser algo que funcione para ti, déjame decirte que estás muy equivocado, y hoy vengo a darte varias razones de peso:

1. No es orgánico:

Si has leído mi post sobre crecimiento orgánico, ya te darás cuenta de que esta técnica es todo lo contrario a lo que deberías hacer si quieres conseguir seguidores reales en Instagram de una forma legítima.

No es muy ético seguir a gente, sin ni siquiera ver su perfil o interesarse por su contenido, con el único objetivo de que te sigan de vuelta, y si no lo hacen, los dejas de seguir. Eso para empezar.

Pero además, no solo estarás engañando al algoritmo, sino que también te estarás engañando a ti mismo ya que esos seguidores, no te los habrás ganado por la calidad de tu contenido, sino que lo habrás hecho gracias a trampas y triquiñuelas.

2. El algoritmo de Instagram lo sabe:

Estoy cansada de ver posts y vídeos de Youtube en los que se afirma que puedes engañar al algoritmo de Instagram.

De verdad, ¿crees que eres más inteligente que una mutlinacional como Facebook?

Seamos sinceros, a la plataforma no le interesa que haya un comportamiento robotizado y no real ya que de otra forma, los anunciantes, que es la forma en la que Facebook gana dinero, no van a querer pagar por salir en una red social en la que no hay gente con comportamientos reales.

En otras palabras, que Instagram sabe perfectamente todo lo que haces o lo que dejas de hacer.

De hecho, cuando aceptas los términos y condiciones, hay una clausula en la que se especifica que Instagram puede recabar incluso datos acerca de la forma que tienes de tocar la pantalla cuando estás dentro de la plataforma.

Es decir, que si utilizas un bot, lo van a saber perfectamente desde el día 1. La razón es muy obvia, y es que un robot no puede imitar a la perfección el comportamiento humano. Eso es simplemente imposible.

Si esto ocurre, pueden sucederte dos cosas; en el mejor de los casos, que te hagan shadowbanning, con lo cual no podrás crecer de forma orgánica y te verás obligado a hacer follow/unfollow por el resto de tu vida.

En el peor de los casos, te cerrarán la cuenta.

Así que ya sabes, ten cuidado con lo que haces.

3. Los otros usuarios lo sabemos:

Te sorprenderías de la cantidad de compañeros influencers y fotógrafos con grandes cuentas que utilizan esta técnica para crecer.

Muchos incluso vendiendo cursos y haciéndose pasar por gurús de la plataforma como si tuvieran mucha idea acerca de los secretos de Instagram.

Pero amigo mío, es muy fácil detectar si alguien está utilizando esta técnica. Y te lo voy a mostrar:

Forma 1: Social Blade

Una de las mejores formas de detectar si alguien está utilizando el follow/unfollow para crecer, es mirando sus estadísticas en Social Blade.

Su funcionamiento es sencillo: ponemos el nombre de usuario, clickamos en la pestaña de Instagram y observamos su comportamiento.

En la columna de following, podremos ver a cuántos usuarios ha seguido o a dejado de seguir cada uno de los días. Si vemos muchas fluctuaciones (muchos follows o unfollows en un día), lo más seguro es que estén empleando la técnica del follow/unfollow.

Porque seamos sinceros, ¿quién en su sano juicio se pondría a seguir a 100 personas en un solo día?

Sin embargo, hay algunas excepciones en las que esto puede no ser del todo fiable. Si por ejemplo, vemos una gran bajada de seguidos, por ejemplo, si dejamos de seguir a 300 personas en un día. Es algo poco probable, pero puede pasar.

De vez en cuando, es cierto que solemos hacer limpiezas de las personas a las que seguimos porque empezamos a seguir a mucha gente sin darnos cuenta, y luego tenemos demasiados perfiles en nuestro feed como para prestar atención a todo el mundo.

Así que decidimos hacer una limpieza intensiva y dejar de seguir a todo aquel que y no nos aporta nada. De ahí la masiva bajada de seguidos en las estadísticas.

Forma 2: Observar su actividad

Otra de las formas más sencillas es observar la actividad de la persona.

Por ejemplo, si cogemos al usuario X, debemos entrar en su perfil y quedarnos con el número de personas a las que sigue. Si al cabo de unos segundos actualizamos y ha empezado a seguir a 2 personas más, y volvemos a actualizar y ha seguido a 3 más, puede ser un indicador de actividad sospechosa.

Para asegurarnos de que no es algo puntual, podemos empezarlo a seguir y entrar en la pestaña de “seguidos” dentro de nuestras notificaciones, y ver qué comportamiento ha tenido esa persona.

Los usuarios que hacen follow/unfollow suelen seguir a X número de personas cada unos cuantos minutos, siguiendo un patrón. Muchas de estas cuentas son extrañas, e incluso, privadas, con lo que resulta un poco sospechoso empezar a seguirlas.

Forma 3: Seguir a cuentas grandes

Para darte cuenta de la gran cantidad de usuarios que realizan esta técnica, puedes hacer una prueba muy sencilla.

Los bots pueden programarse de tal forma para que nuestro usuario empiece a seguir a los nuevos seguidores de una cuenta grande con el mismo target que la nuestra.

Es decir, que si yo tengo una cuenta de viajes, puedo programar el bot para que mi cuenta dé follow a todos los nuevos seguidores de @doyoutravel, otra cuenta de viajes grande a la que siguen miles de personas todos los días y que tiene mi mismo público objetivo.

De esta forma, podemos deducir que si seguimos a una cuenta de millones de seguidores, muchas personas empezarán a seguirnos al momento, algunas con cuentas muy grandes.

Pero no te emociones, estos usuarios ni siquiera han visto tu contenido y te darán unfollow en un par de días.

4. Pierdes la credibilidad:

Sabiendo entonces lo sencillo que es comprobar si utilizas o no esta técnica, debería ser ya una razón de peso para no emplearla.

De hecho, los que entendemos un poco acerca de Instagram vemos a la legua quién la ha utilizado y quién no. Y cuando te topas con un compañero creador de contenido que sí lo hace, lo siento pero no solo pierde toda su credibilidad, sino también el respeto de la comunidad.

Por supuesto, si tienes intención de hacer colaboraciones, las marcas saben DE SOBRAS si la utilizas o no. Así que piénsatelo dos veces antes de meterte en este berenjenal.

Tienes muchas cosas en juego.